Munilla

Personajes

 

CIPRIANO  MARTINEZ MARTÍNEZ

(Munilla,1839-Vitoria, 1906)

Hombre de gran fortuna, se dedica a la venta de paños al por mayor, crea una casa de banca e invierte en la empresa que lleva el agua a Vitoria.

Soltero y sin descendencia, deja su herencia a los hijos de sus hermanas, pero también cierta cantidad para Munilla

Un hombre querido y respetado en su pueblo por su implicación. Financió el saneamiento y entarimado de la Iglesia de San Miguel, la colocación de vidrieras de color y bancos laterales, renovación de pila de bautismo (1894). 

Hacia 1900 acomete la obra del Paseo de San MIguel, en piedra tallada con bancos, pilastras, barandillas de hierro, una fuente y un frontón. 

Munilla le dedicó una calle, puso una placa conmemorativa en el Paseo y fue nombrado Hijo predilecto del pueblo.

Su retrato se conserva en el Ayuntamiento.

 

VALENTÍN MORALES PÉREZ

Nace en Munilla a mediados del s. XIX y se traslada a Madrid para trabajar en el comercio.

La financiación de la Fuente de Santa María corrió en gran medida a su cuenta y del Ayuntamiento (canalización), además de la contribución de otros ilustres munilleros como Francisco Enciso.

Se le dedica una placa en la fiesta de inauguración, un 24 de junio de 1894 y una calle.

Su hijo Miguel visita Munilla en 1951 y envía, en ocasiones, dinero y mantas para los pobres.

 

CEFERINO VELASCO

Nace en Pradejón (La Rioja) en 1850.

Fue Delegado de Hacienda en Zaragoza y Secretario particular de Tomás Castellanos, Ministro de Hacienda.

Munilla consiguió por su mediación la construcción del puente de hierro sobre Río Aydillo, inaugurado en 1905, y la instalación del servicio de Telégrafos.

Se le nombró Hijo adoptivo del Municipio y se le dedicó la Plaza del Moral.

 

ROBERTO ENCISO TAPIA

 Munilla 1871.

Alcalde del Municipio por el Partido Liberal, en 1915 fue nombrado Presidente de la Diputación Provincial y en 1917 entra en las Cortes de Madrid.

Realiza gestiones numerosas para mejorar su pueblo y vuelve a ocupar la Alcaldía en 1930.

Tiene dedicada una calle.

 

ABEL MARRODÁN PELLEJERO

Munilla, 29 de julio de 1924 - Logroño, 17 de septiembre de 2013.

Maestro de profesión, fue un incansable investigador de la historia de su pueblo y el saber popular.

Sus obras literarias dan testimonio de un rico pasado del Municipio y un profundo conocimiento del mismo, con detallados ejemplos de la vida cotidiana y la historia más próxima, expresados desde la experiencia y la devoción por su pueblo y sus gentes y enriquecidas por un arduo estudio de cuanta bibliografía encontraba al respecto.

 

 

Gobierno de La Rioja